Curso de PRL: ¿Está tu lugar de trabajo protegido contra incendios?

Posted by Prevención Riesgos on febrero 06, 2012
Cursos de PRL / No Comments

La alarma de incendios puede saltar en cualquier momento mientras estás trabajando y tu empresa debería estar preparada para solventar la situación en las mejores condiciones posibles. En cualquier curso de prl se estudia que la protección contra incendios es una parte más en el ejercicio de la prevención de riesgos laborales que está regulado por ley.

La importancia de la prevención

Una vez más la prevención laboral es el aspecto más importante para garantizar la seguridad de los trabajadores en sus diferentes puestos de trabajo. Si bien es cierto que unas profesiones están más expuestas a riesgos que otras, todas las empresas tienen que garantizar a sus trabajadores que pueden desarrollar su actividad en las condiciones óptimas. Se puede pensar, por ejemplo, que en una oficina no se corre ningún riesgo pero, ¿sabrías cómo actuar en caso de incendio?

En primer lugar, hay que señalar que muchos de los incendios que se producen podrían haberse evitado si se hubieran aplicado una serie de medidas básicas de prevención. Por eso, todas las empresas deberían contar con profesionales formados en prevención de riesgos laborales, especialidad cada vez más necesaria y para la que existe cada vez más oferta formativa: cursos, seminarios, másters en prevención, etc.

Además, el asunto de la prevención de riesgos laborales está regulado por ley (Ley 31/1995 de 8 de noviembre) donde se recoge el conjunto de derechos y obligaciones derivados del derecho básico de los trabajadores tanto a la protección de los riesgos en sus trabajos como conocer las actuaciones a desarrollar en situaciones de emergencia. Así, la Ley establece que el empresario deberá analizar las posibles situaciones de emergencia y adoptar las medidas necesarias en materia de primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación de los trabajadores, para lo que necesitará personal formado en la materia que sepa poner en práctica estas medidas así como comprobar periódicamente su correcto funcionamiento. Es otra de las cosas que forman parte del temario de un curso de prl.

Protección contra incendios

La legislación vigente desde el punto de vista de la protección contra incendios define unas medidas de carácter general, aunque hay que señalar que en determinados sectores industriales específicos, por el nivel de riesgo que tienen, se precisa de otras medidas complementarias. Si se trata de actividades de alto riesgo, las empresas tendrán que adecuar la actividad y la consiguiente prevención de riesgos de incendio a lo establecido en los planes de emergencia que deberán ser aprobados y revisados periódicamente.

La lucha contra el incendio, tanto desde el punto de vista de la prevención como desde la protección, se lleva a cabo desde dos formas: activa y pasiva.

Protección pasiva: se refiere al conjunto de diseños y elementos constructivos de un edificio que presentarán una barrera contra el avance de un posible incendio. Según la configuración, ubicación y nivel de riesgo existente en la actividad de la empresa, la construcción del edifico garantizará su protección pasiva mediante:

•    La correcta sectorización tanto del interior del edificio, como respecto a los edificios vecinos.
•    La elección de los materiales constructivos cuya reacción al fuego sea más adecuada.
•    La resistencia al fuego de los elementos constructivos.
•    La garantía de la correcta evacuación del personal.

Protección activa: incluye aquellas actuaciones que implican una acción directa en la lucha contra un incendio durante todas las fases de su desarrollo (detección, alarma, salvamento y extinción).

-Instalaciones de detección:

•    Detectores automáticos
•    Central de señalización
•    Líneas

-Instalaciones de alarma:

•    Instalación de pulsadores de alarma
•    Instalación de alerta
•    Instalación de megafonía

-Instalaciones de emergencia:

•    Alumbrado de emergencia
•    Alumbrado de señalización

-Instalaciones de extinción:

•    Bocas de incendio
•    Hidrantes de incendio
•    Columna seca
•    Extintores móviles
•    Sistemas fijos de extinción

Además, existen otras actividades de prevención que deben ser llevadas a cabo por la empresa como la realización de simulacros y campañas de prevención, elaboración de planes de emergencia, impartición de formación a los trabajadores, aplicaciones de las normas y reglamentos nacionales y europeos, etc. Todos estos supuestos se contemplan en un curso de prl.

Salta la alarma

•    Si descubres un incendio, mantén la calma y da inmediatamente la alarma. Después sal del local incendiado y cierra la puerta sin llave.
•    Avisa lo más deprisa que puedas sobre la emergencia que está ocurriendo.
•    Si necesitas abrir una puerta que se encuentre cerca del lugar donde se está produciendo el incendio, ábrela con cuidado y lo más despacio que puedas.
•    Si tienes que atravesar una zona con mucho humo, debes hacerlo reptando ya que el humo tiende a subir y el aire  a ras del suelo estará más limpio. Cubre tu boca y nariz con un pañuelo o con cualquier ropa que tengas a mano.
•    Si tu ropa comienza a quemarse, túmbate en el suelo y comienza a rodar.
•    Si estás encerrado en un recinto (despacho, sala de reuniones…) debes cerrar todas las puertas y tapar con trapos, a ser posible húmedos, todas las rendijas por donde pueda entrar  el humo. Avisa que te encuentras encerrado en la habitación para que te rescaten cuanto antes.
•    Si consideras que es posible apagar el fuego mediante extintores, utilízalos actuando preferiblemente con otro compañero. Hazlo con el más apropiado para el tipo de fuego que sea y sitúate entre la puerta de salida y las llamas.

 

Curso de Prevención: El método PAS

Posted by Prevención Riesgos on enero 26, 2012
Cursos de PRL / 1 Comment

Toda empresa está obligada por ley a dar a conocer las normas de prevención de riesgos laborales. Algo tan básico como el método PAS (proteger, avisar y socorrer) debe ser conocido no solo en el ámbito laboral sino también en la vida cotidiana. De ahí la importancia de realizar un curso de prevención.

Cada día, cientos de accidentes laborales ocurren en los puestos de trabajo debido a una incorrecta utilización de los materiales, instrumentos o maquinarias. Muchos de ellos acaban desgraciadamente en un final trágico y algunos se podrían haber evitado simplemente  utilizando el método de primeros auxilios indicado para cada ocasión.

Es por ello que las empresas están obligadas a conocer el reglamento de prevención de riesgos laborales tal y como establece la Ley 31/1995 de 8 de noviembre. Todas las compañías, por tanto,  tienen unas obligaciones en materia de riesgos laborales que cumplir y los trabajadores tienen un derecho de protección eficaz en cuestión de seguridad y salud en su trabajo. Así, la empresa debe poner en conocimiento de sus empleados toda la información necesaria mediante la realización de un curso de prevención o tener entre sus empleados a un profesional de la materia.

Los temas en los cursos de prevención de riesgos laborales son amplios y específicos para cada puesto de trabajo, con algunas secciones comunes para todas ellas. La sección de primeros auxilios es uno de los temas más importantes que deben conocer todos los trabajadores para evitar, tal y como decíamos antes, males mayores.

Cuando se habla de los primeros auxilios tres palabras han de resurgir en nuestra mente; proteger, avisar y socorrer. Todo esto se conoce como el método PAS. Pasos sencillos a realizar en este orden concreto en caso de accidente.

 

Fuente: Ministerio

 

Proteger. Se deberá tener en cuenta cada caso concreto que se presente, pero la intención debe ser la misma, intentar proteger a la víctima o víctimas involucradas en el accidente y protegernos a nosotros mismos. Se debe intentar que ninguna otra persona más resulte herida y que no se produzcan mayores daños de los ya causados.

Ante todo, hay que mantener la calma. Podemos complicar más las cosas si estamos nerviosos y no pensamos antes de actuar.

Avisar. Después de asegurar la zona es imprescindible dar el segundo paso; la llamada de aviso. No hay que olvidar que cuanto antes vengan al lugar donde ha ocurrido el accidente, la víctima estará más rápido en manos de personas cualificadas para poder ayudarle. La rapidez de actuación puede salvar vidas.

Para ello, es necesario saber a qué número de teléfono debemos llamar. La opción más aconsejada en caso de no saber muy bien cómo actuar es llamar directamente al número de emergencias, es decir, al 112 que funciona en toda Europa. En otros casos se puede llamar a los bomberos, policía, médico de la empresa, ambulancia, etc. Sin embargo, hay que recordar que desde el número de emergencia gratuito 112 también se puede acceder a los servicios de la policía o los bomberos.

En dicha llamada se debe especificar lo máximo posible de qué accidente se trata así como las personas involucradas (aún más si hay mujeres embarazadas o personas con minusvalía psíquica). Hay que especificar también el lugar exacto en el que nos encontramos y no colgar hasta que nos lo indiquen.

El curso de prevención también indica que en las instalaciones de la empres, se deberá tener además un botiquín de primeros auxilios con medicamentos en perfecto estado de conservación y con fecha de caducidad en vigor junto con elementos básicos como tiritas, vendas, apósitos, alchohol o agua oxigenada, o en su defecto, algún otro producto para desinfectar las heridas.

Socorrer. Antes de empezar a ayudar con el auxilio de la persona hay que tener en cuenta dos normas básicas.

  • No se debe mover a la víctima en ningún caso, a excepción de que se encuentre en una situación de peligro. Trasladar al accidentado puede resultar muy contraproducente si se desconoce el alcance de sus lesiones y, por tanto, debe decidirlo un médico o en su defecto un profesional sanitario.
  • No dar agua al lesionado. En caso de que la víctima sufra de heridas en la cabeza, cuello, tórax y abdomen el agua suministrada podría circular por vías inadecuadas.

Un buen comienzo para comenzar la asistencia es reconocer sus signos vitales como si está consciente, si respira o su pulso, al igual que si presenta hemorragias visibles. Mientras se realiza esta actuación se debe calmar a la víctima haciéndole saber que la ayuda experta está en camino.

Cuando se trate de accidentes múltiples, hay que hacer un reconocimiento general a todos los heridos y comenzar por aquellos que necesiten más ayuda. Recuerda que debe ser una valoración objetiva no basándose en lo que se quejen las víctimas. Las más graves son las que siempre tienen prioridad.

Estas medidas no solo son necesarias en un entorno de trabajo sino también en cualquier accidente fuera del entorno laboral y en cualquier situación de peligro ya sea accidentes de tráfico, paradas respiratorias, ahogamientos, caídas en la calle, etc. Por todos estos motivos es tan recomendable estudiar un curso de prevención.

 

-

 

Salud Laboral: Un jardín para regar cada día

Posted by admin on enero 18, 2012
Cursos de PRL / No Comments

El siguiente cartel promociona la necesidad de cuidad la salud en el trabajo. Es llamativo porque destaca una idea: Los principales responsables de la seguridad en el trabajo somos nosotros mismos.

Hoy en día casi todos los trabajadores disponen de asesoramiento sobre las medidas de salud laboral en su puesto de trabajo. A pesar del conocimiento sobre las buenas prácticas, a menudo hacemos caso omiso de las mismas, sobre todo por comodidad. En los casos de accidentes laborales donde la empresa ha puesto a disposición de los empleados todos los medios exigidos por la ley para evitarlos, pero no se han utilizado, la responsabilidad será única y exclusivamente del trabajador.

La salud laboral empieza por nosotros mismos. Por respetar y hacer respetar las normas de prevención de riesgos.